Logo Francisco Palao
  • Logo Blog Francisco Palao

    Todos podemos cambiar el mundo: Purpose Launchpad

    Imagen principal artículo

    Tenemos que soñar, y mantener los pies en la tierra al mismo tiempo. Hoy en día, gracias al acceso democratizado a la tecnología, tenemos posibilidades que habrían sido inimaginables hace unos años. Al mismo tiempo, existen retos de todo tipo que todavía no han sido resueltos y que, no sólo representan problemas globales a los que hay que dar solución, sino también importantes oportunidades de negocio. En este artículo presento una nueva metodología abierta, llamada Purpose Launchpad, que permite a emprendedores y a entidades de todo tipo construir organizaciones orientadas a propósito (y eventualmente exponenciales) para crear un impacto masivo en el mundo.

    Todos estamos en este mundo para crear algo que no existiera antes de que naciésemos, esta es la mejor manera de dejar huella y de alcanzar la inmortalidad. Ya no tenemos excusas para no hacerlo, todos tenemos acceso a una serie de tecnologías (Computación, Internet, Impresión en 3D, Drones, etc.) que nos permiten crear nuevos productos, servicios y compañías que hace unos años habrían sido ciencia-ficción.

    Sin embargo, no todo es tecnología. Se trata de crear algo nuevo que ofrezca valor al mundo. Inventar es cuando creamos algo nuevo, innovar es cuando creamos algo nuevo que se vende, ya sea porque hay clientes dispuestos a pagar por ello o usuarios que invierten su tiempo utilizando el producto o servicio que hayamos creado.

    Como decía Steve Blank, “no existe ningún plan de negocio innovador que resista el primer contacto con clientes reales”. Lo que Steve quería decir es que, por definición, cualquier nueva idea que podamos tener siempre es una hipótesis (hasta que no se demuestre que realmente funciona) y, por ello, más que limitarnos a escribir un plan de negocio y ejecutarlo, lo que tenemos que hacer es evaluar nuestras ideas con el mercado antes de construir un producto o servicio que pueda fracasar.

    La vida es muy corta para invertir meses o incluso años creando algo que nadie va a utilizar. Es por ello por lo que hace algunos años empezaron a surgir distintas metodologías de innovación que nos permitían definir QUÉ debemos de construir para generar valor real. En este sentido, existen metodologías como la creada por el propio Steve Blank llamada Customer Development (que nos dice que, antes de construir nuestro producto, debemos de dar respuesta a la pregunta de quién es nuestro cliente real y qué necesita), Lean Startup (que nos ayuda, entre otras cosas, a realizar experimentos al desarrollar nuestro producto con iteraciones rápidas y aprender basándonos en datos reales), Design Thinking (que nos ayuda a empatizar con los clientes para encontrar sus necesidades y alinearlas a aquello que tecnológicamente es viable y a la estrategia de la compañía), y muchos otros procesos y herramientas de innovación.

    De nada nos sirve saber qué debemos desarrollar si no construimos nuestro producto y/o servicio del modo adecuado. Es por ello por lo que, a comienzos de siglo, surgió el movimiento Ágil para facilitar el modo correcto de CÓMO construir productos de software de una manera más adaptable al entorno cambiante y orientada a la entrega de valor al usuario final. En este sentido, destacan entornos de trabajo como Scrum y Kanban, que permiten a los desarrolladores de software crear productos del modo correcto y que, además, han sido extendidas a otros ámbitos de aplicación más allá del software.

    De hecho, se han creado metodologías y procesos basados en las metodologías de innovación anteriores y en los principios de agilidad mencionados que nos ayudan a reducir la incertidumbre a la hora de diseñar un producto o servicio en tan solo unos días (como el Design Sprint de Google) o cómo transformar una compañía tradicional en una organización exponencial orientada a un modelo de negocio de abundancia mediante el uso de tecnologías exponenciales (como el ExO Sprint, proceso que creé y publiqué en el libro ‘Transformación Exponencial’).

    Sin embargo, para tener éxito no solamente tenemos que dar respuesta a las preguntas de qué y cómo crear una compañía, producto o servicio innovador. Todavía nos faltaba la pregunta más importante de todas: POR QUÉ creamos este nuevo producto, servicio o compañía. La respuesta a esta pregunta es el propósito. En este sentido, como ya he mencionado en ocasiones anteriores, hay una gran tendencia de crear productos, servicios y compañías orientadas a propósito; como están manifestando importantes entidades como la Universidad de Harvard en uno de los últimos números de su revista de negocios. La herramienta principal para definir el Propósito Transformador Masivo de una persona u organización es el MTP Canvas, que puede ser utilizado de manera complementaria a todas las metodologías, procesos y herramientas innovadoras y ágiles mencionadas anteriormente.

    La buena noticia hoy en día es que, como hemos podido ver, existen numerosas metodologías, procesos y herramientas que nos permiten innovar de un modo correcto. Sin embargo, no nos vale con aplicar estas herramientas de una manera aislada, tenemos que combinar todas estas herramientas de un modo correcto y, al mismo tiempo, seguir dando respuesta a otras preguntas principales que no terminan de resolver las metodologías previamente mencionadas, como por ejemplo a QUIÉN deberíamos de tener en el equipo, CUÁNTOS recursos necesitaremos para generar un modelo sostenible, etc. Y precisamente Purpose Launchpad surge con el objetivo de dar una propuesta integral para toda persona u organización que pretende crear algo nuevo, que aporte valor al mundo de un modo sostenible, escalable y posiblemente exponencial.

    Purpose Launchpad es una meta-metodología abierta que ayuda a emprendedores y a entidades de todo tipo a desarrollar organizaciones orientadas a propósito (y eventualmente exponenciales) a crear un impacto masivo en el mundo. Para ello, Purpose Launchpad integra las últimas metodologías, procesos y herramientas más reconocidas en términos de innovación y desarrollo de productos, servicios y organizaciones. Purpose Launchpad implementa una serie de principios para la evolución y desarrollo continuo de las siguientes ocho áreas o ejes (tal y cómo los denomina la metodología).

    • Propósito: El comienzo de todo, lo cuál le da sentido continuo a nuestro proyecto.

    • Personas: Aquí desarrollamos tanto el equipo interno como las comunidades con las que nos conectamos para facilitar el desarrollo de nuestro propósito y/o negocio, aplicando procesos tales como Design Thinking y mapas de empatía.

    • Cliente: Aquí incorporamos técnicas como, por ejemplo, Customer Development para descubrir el tipo de cliente y las necesidades que tenemos que atender.

    • Abundancia: Aplicamos los distintos atributos ExO (Organizaciones Exponenciales) para conectar y gestionar la abundancia adecuadamente.

    • Sostenibilidad: Aseguramos que podemos desarrollar un modelo de negocio sostenible, al mismo tiempo que definimos e implementamos el modelo de inversión adecuado.

    • Procesos: Las ideas no valen nada, es la ejecución lo que importa. Implementamos metodologías ágiles y los procesos necesarios para ejecutar la iniciativa del modo correcto.

    • Producto: Es necesario desarrollar de manera iterativa los productos, iniciando con herramientas como el Value Proposition Canvas y desarrollo de MVP (Productos Mínimo Viable).

    • Métricas: De nada nos sirve actuar si no medimos para aprender. Implementamos enfoques como el de Contabilidad de Innovación.

    Todos los ejes anteriores incluyen distintos tipos de metodologías y herramientas para su correcto desarrollo, pero, como no puede ser de otra forma, lo más importante es saber inicialmente cuál es el estado de evolución de cada uno de ellos. La herramienta Purpose Launchpad Assessment nos permite evaluar el estado actual de nuestra iniciativa en las distintas áreas, dando respuesta a 24 preguntas y ofreciéndonos un resultado similar al que se muestra a continuación:

    Purpose Launchpad cuenta con un repositorio (al que también llamamos el ‘cerebro’) que ofrece una serie de recomendaciones, en cuanto a qué acciones llevar a cabo y las metodologías y herramientas a utilizar en cada momento, dependiendo del estado de evolución de cada uno de los ejes.

    Además, Purpose Launchpad basa su ejecución en un proceso iterativo llamado Launchpad Sprint (al que también llamamos el ‘corazón’ de la metodología) que coordina una serie de ciclos semanales o bisemanales para establecer prioridades y acciones concretas a desarrollar para evolucionar la iniciativa de manera iterativa y, eventualmente, conseguir que todos los ejes alcancen un nivel de madurez suficiente para que la compañía no solamente sea sostenible y eventualmente exponencial (si así lo deseamos), sino que también genere un impacto masivo al hacer verdadero su propósito.

    Por último, me gustaría contar un pequeño secreto… algo que he tenido muy claro desde que decidí comenzar con el desarrollo de esta metodología en 2012 y en la que han participado más de 150 expertos en innovación de todo el mundo, contribuyendo con tu input y feedback durante las últimas fases de desarrollo.

    Purpose Launchpad no solamente pretende desarrollar nuevas organizaciones orientadas a propósito, sino sobre todo nuevos emprendedores, innovadores y mentores que estén preparados para crear un impacto positivo en el mundo, al mismo tiempo que generan negocios de alto impacto.

    Del mismo modo que antes decíamos que la tecnología no es suficiente, la metodología tampoco es la respuesta definitiva. Lo más importante es tener la mentalidad correcta, que nos permita entender que cuando innovamos no estamos ejecutando un plan, sino que somos exploradores buscando respuestas a preguntas que ni si quiera conocemos; que nos permita entender que el progreso no es vender antes o desarrollar un producto rápidamente en un plazo determinado, sino aprender más rápido que los demás; que, en definitiva, nos permita soñar y alcanzar nuestros sueños con los pies en la tierra.